En el acondicionamiento de las cuerdas vegetales, bien sea antes de su primer uso, o tras un lavado para eliminar la suciedad, es muy aconsejable aplicarles algún tipo de aceite. La función de este aceite es quitar "rigidez" a la cuerda, volviéndola mas manejable y suave al tacto. Al mismo tiempo protege la cuerda, regulando su nivel de humedad interno y revitaliza las fibras vegetales, evitando en gran medida que se quiebren o deshilachen

La técnica de aplicación es sencilla, con la cuerda en tensión, tomamos un paño, esponja o guante de algodón impregnado en el aceite, y con él frotamos la cuerda. No debemos aplicar una cantidad excesiva, como referencia se puede tomar la dosis de aceite que te aplicarías sobre tu propia piel sin que te quedase aceitosa

El aceite de camelia (Tsubaki) se extrae de las semillas de la planta Camellia japonica, que es de la misma familia que la planta del te verde. En japón se usa desde ni se sabe cuanto tiempo como cosmético, estando siempre presente en el tocador de las geishas. En la actualidad se utiliza en medio mundo para acondicionar y cuidar cabello, piel y uñas

El aceite de jojoba se extrae de las semillas de la planta de jojoba, originaria de México, y considerada planta mágica por los Aztecas. Se compone básicamente de ceramida, lo que hace que resulte estable los cambios de temperatura (no se vuelve solida ni forma grumos) y tampoco se oxida, lo que le permite conservar sus propiedades más tiempo

En el mercado están presentes varias calidades de aceites, variando su precio y propiedades en virtud del grado de pureza o el método de elaboración (prensado...). Los aceites destinados a masajes son apropiados. La gama destinada a su uso sobre metales (cuchillos, etc) no parece muy apropiada, ya que al fin y al cabo las cuerdas van a estar en contacto con la piel, y en ocasiones estos productos incluyen aditivos destinados a tratar el metal

Estos aceites son fáciles de conseguir en cualquier tienda de estética natural y suelen ser bastante económicos.

No es recomendable en ningún caso utilizar aceite de almendras. este aceite tiene la peculiaridad de gustarle bastante a los insectos xilófagos (que comen madera) y estos bichitos no son precisamente el mejor amigo de las cuerdas