Por navidad recuperamos un clásico, Mai Randa, uno de los atadores históricos, con su característico estilo a medio camino entre la simpleza y la brutalidad

versión pixelada para sobrevivir a los censores